LA LIMPIA, BIOCENO

Instalación, vaporización con hierbas y telas impregnadas suspendidas.
Museo de la Cancillería, Muestra BIOCENO CDMX
Curaduría Jeannette Betancourt

Dos hornillas sobre tres butacas de madera, con tres vasos refractarios transparente de agua y plantas medicinales tradicionalmente usadas para la limpieza.
Pirul, romero, lavanda, ruda, albahaca, cempasúchil, tabaco, jazmín, artemisa, mastuerzo, cola de caballo, entre otras.
3.20 metros x 4 metros x 4 metros.
2020
La limpia es parte del proyecto Pharmakon, una investigación artística sobre la historia de la farmacia y las plantas medicinales y enteógenas. Consiste en una limpieza ambiental a partir de los componentes extraídos de las plantas por medio del vapor. Popularmente la vaporización es un método utilizado desde la antigüedad en diferentes culturas, tradicionalmente se usan piedras calientes sobre las cuales se ponen plantas, específicamente en México se ha conservado la herencia prehispánica de los temazcales, para limpiar y sanar el cuerpo por medio del vapor, en un tipo de baño colectivo que supone la limpieza tanto física como energética. Ya hace 2500 los escitas en oriente hacían sahumerios con las semillas de marihuana y los chinos sometían diferentes yerbas al vapor. A la par de los saunas y los turcos. Los baños de vapor han tenido una incidencia importante en la vida social. Implican compartir un ritual íntimo. En este momento la limpia se presenta como una necesidad y una reflexión sobre el cuerpo y la relación con el entorno, y entre personas, en tanto las telas y los cuerpos de los visitantes son impregnados por gotículas mínimas de vapor que cargan terpenos y alcaloides extraídos de las plantas, que son transportados por el aire, inhalados o no van penetrando tejidos, poros, mucosas y muros, limpiando poco a poco los espacios más pequeños. Así en este gesto de purificación que evoca la convivencia y la medicina tradicional el vapor será el vehículo que permite volver a conectar los cuerpos en un acto de limpieza colectivo.